Nosotros

Esto no es una joyería, esto es un sueño hecho realidad

¡Hola! Soy Van Gogh, Y Esta Es Mi Historia

Para muchos, especialmente las nuevas generaciones, la vida empresarial es un paseo por el parque, pero lo cierto es, que semejante pensamiento, no está en lo absoluto cerca de la realidad, la vida empresarial es una llena de retos y dificultades, una vida que requiere de esfuerzos que se podrían sin lugar dudas clasificar como sobre humanos, en donde no existe tiempo que perder y el rendirse implicaría perder todo por lo que tanto se ha trabajado, ese el quehacer empresarial y esa, es la vida que ha estado llevando Adma creadora y dueña de la Joyería Van Gogh, una joyería que como su dueña no conoce límites en lo que a la calidad se respecta.

Adma es una mujer apasionada por tantas cosas, que ponerlo en palabras no es, bajo ningún concepto tarea fácil, pero por el bien de que ustedes conozcan más de mí, y que los lazos entre nosotros se estrechen resumámoslo en lo siguiente: el servicio a la humanidad, la calidad, la educación, los viajes y la complicidad con las personas; todas estas facciones que ponen gas al motor de mi vida, no son más que el punto de partida desde el cual quiero iniciar a mostrarles quien soy.

Nacida en la República Dominicana, y enamorada de ella, una patriota por tradición y por convicción, amo mi país con todo mi ser y disfruto al máximo cada día que tengo para vivir en él. Como alguien que estuvo radicada en el exterior por muchos años, puedo dar fe y testimonio de lo tanto que se puede llegar a extrañar la patria, muy a pesar de las comodidades que se tengan en aquella nación que, aunque legalmente lo haya acogido como ciudadano, incluso a sus propios ojos usted sigue siendo un extranjero.

Con convicciones tan claras como el agua (mismas que he tenido casi toda la vida) retorno al país, y después de emprender múltiples iniciativas, con el éxito siendo el común denominador en la mayoría de ellas, incluida la docencia en una casa de altos estudios, una de las más prestigiosas debo agregar, descubrí que el sistema no estaba hecho para mí, pude apreciar que mi vida era mucho más que los estrechos espacios a los que había confinado.

Con el tiempo y el trabajo con personas dentro del mundo del oro y las piezas de joyería de alta calidad, me di cuenta de que había encontrado en el negocio de las joyas, a un amor de esos que se tienen en la adolescencia, amor que me llevo a establecer lo que ahora es Van Gogh. Ahora bien, antes de llegar ahí, tuve que superar tantos retos como cualquier otro, desde muchas puertas cerradas por el género al que pertenezco o incluso por estar soltera hasta, tener limitantes por luchar por el derecho que como mujer tengo a sobre salir en lo que sea que decida hacer. Luchas que he debido de sobre pasar con gallardía y sin que mi frente en ningún momento pierda si quiera un ángulo de inclinación, siempre con la mirada al frente consciente de que estaba corriendo una maratón que nadie más podía correr por mí.

De procesos tan desagradables se fue forjando mi carácter en gran manera y la idea de la joyería empezaba a tomar forma, hasta el punto en el que más que una idea, se convierte en una realidad, una que sigue siendo retadora, pero que por nada en este mundo pienso abandonar, ya han pasado diez años desde que todo empezó y parecería que tan solo ayer pagaba el primer depósito para el local, mentiría se les dijera que no me sorprende a donde he llegado, pero, también mentiría si les dijera que no espero llegar aún más lejos.

Misión

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Visión

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Valores

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Responde estas preguntas y encuentra tus productos

Visita guiada